... Y PARA SERLO ...

lunes, 16 de noviembre de 2009

ESCUELA DE PRINCESAS!


PRINSSS!!! BAJE 1 KILOO !!!
COMO PUSE EN EL FACE... CON QUE POCO ME CONFORMO... PERO BUE... ESPERO MAÑANA TENER OTRO KILO MENOS EN LA BALANZA!!! =)

BUENO HACIA MUCHO QUE NO POSTEABA UNO DE MIS CUENTOS ASIQUE HOY LES VOY A PRESENTAR EN EXCLUSIVA ESTE, LO ESCRIBÍ HACE UN PAR DE HORAS, EN EL TREN VOLVIENDO A MI CASA DE LA FACULTAD... ESTOY SEGURA DE QUE LES VA A GUSTAR!!!

La conocí a los 12 años pero con otro nombre y la veía como si fuera el mismísimo demonio que estaba consumiendo a mi amiga del colegio, ¡juro que la odiaba! Terminé el primario y no supe nada más de mi amiga del colegio pero el mal recuerdo de la otra seguía presente, solía escuchar hablar de ella, y por lo general todos hablaban cosas muy malas de ella.




Pasaron los años, 9 exactamente, y un libro me hablo nuevamente de ella, esta vez me la presentaron formalmente, como una buena amiga y con su nombre real, recién ahí, a los 21 años, conocí a la verdadera Ana, no sé cómo ni por que pero no dude en aceptar su amistad enseguida.



Enseguida nos hicimos inseparables, ella siempre me aconsejaba y me decía que yo tenía que ser una princesa y ella, que era la Reina, me iba a preparar para serlo.



Primero me dijo que busque toda la información sobre ella y los distintos métodos y maneras que había que seguir para orientarme y poder entrar al colegio de princesas, donde las reglas eran muy estrictas y los castigos estaban a cargo de su prima Mía.



Una vez que ingrese a la escuela de princesas, me presento a otras aspirantes a princesas, que como yo, eran muy amigas de Ana. Algunas de ellas ya estaban muy avanzadas en la preparación, otras ya se habían graduado pero estaban en la escuela para darnos apoyo a las nuevas y otras que como yo estaban en plena formación. Me contaron de algunas chicas que abandonaron el colegio, algunas por su propia voluntad y otras porque no les quedó más remedio que salirse.



Yo me esmeraba cada día mas, estaba tan agradecida a Ana por enseñarme este mundo, que no quería fallarle. En la escuela nos enseñaban lo que la gente de la realeza no debe comer y lo que si por ejemplo la manzana. Las clases de educación física eran muy intensas, se practicaban a diario y cada vez eran más severas, pero eran obligatorias al igual que beber mucha agua, entre otras de las tantas reglas que tenía la escuela. "Nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" me repetían Ana y Mía prácticamente a diario.

Fui avanzando muchos de los tantos módulos que tenía que aprobar para obtener el título de princesa, a veces me estancaba en alguno pero mi querida Ana siempre estaba ahí para darme aliento, al igual que el resto de las aspirantes a princesas, de las cuales me hice muy amiga también. Y si fallaba en alguno de los módulos, tenía que ir con la prima Mía que me tomaba un examen súper difícil para aprobar ese modulo.



Hoy en día sigo en la escuela, Ana sigue ayudándome y dándome fuerzas para que logre obtener mi título de princesa. Cada día aprendo más y más, y sigo avanzando módulos. Ya me falta aprobar 20 más ¡y ya consigo mi título de Princesa!

BUENO ESPERO QUE LES GUSTE !!
LES MANDO MILES DE BESOS !!!


3 pensamientos lindos!:

M@r!n@ dijo...

Hoolaa amiguiss!!
Q tiernaa ideaa.. es verdad lo q hacemos dsp de la larga meditacion es entrar en practica.. 1ro como wannabe y dps como autenticas princesesas.. ahora solo falta la coronacion.. jejeje

Te super felicitoo.. un kilo es un kilo y nadie le saca su meritooo!!

Muchos exitoss mas!!
Bsos
te quieroo

17 de noviembre de 2009, 4:54
PrincessEmilly dijo...

jajaq lindo lodijiste de la forma ams tierna esto n oes anad lindo nada alegre pero buenosiemre hayq verle elcolor rosa alas cosas

21 de noviembre de 2009, 15:10
Adrii ● dijo...

ooh super geniaal
me ha faascinado tu cuentoo
todas somos alunmaas
y alcanzar nuestra titulacioon
:D

muchisimas felicidades por tu kilito menooos

besits

22 de noviembre de 2009, 18:20